Déjate de botes: Albóndigas caseras en salsa

La de hoy es una receta perfecta para dejar de "tirar de la anilla". Es decir, dejar de abrir latas de comida precocinada. Que sí, te salvan de un apuro, pero luego saben todas igual... ¡a lata!

Para evitar esto, Laura se ha puesto manos a la obra y ha exprimido la receta de toda la vida de su madre con la que hemos preparado estas albóndigas 100% caseras:


Como siempre, con este tipo de platos lo recomendable es hacer cantidad y congelar. Así, podremos tenerlas listas de nuevo dejándolas descongelar en el frigo de un día para otro. También se puede optar por congelar sólo las albóndigas, sin la salsa, e improvisar una rápidamente cuando estas estén descongeladas. Por ejemplo, una con tomate frito, un chorreón de vino y un toque de cayena, sería sencillo, rápido y sabroso.

Además, es el típico plato ideal para los que comemos de Tupper. Eso sí, no pasarán desapercibidas entre los compañeros de comida, que pronto notarán que no son de bote, gracias a su increíble aroma.

Por supuesto, se pueden preparar a modo de tapa para sorprender a vuestros invitados. Aunque lo más seguro es que repitan o que pidan plato completo.


Albóndigas caseras en salsa
Ingredientes (para 4 personas):
1. Para las albóndigas:
  • 500 g de Carne Picada (hemos utilizado mixta de vacuno-cerdo)
  • 1 Huevo
  • Pan rallado
  • Perejil (mejor fresco, siempre)
  • Harina
  • Sal y, opcional, pimienta
  • Aceite
2. Para la salsa:
  • 1 cebolla
  • Tomate frito
  • Pimentón (utilizamos el picante, pero al gusto)
  • Vino blanco
  • Guisantes
  • Almendras picadas
  • 1 cucharada de Harina
  • Aceite
Elaboración
  1. Salpimentar la carne picada, añadiendo el perejil picado. Incorporar el huevo batido.
  2. Después, se va añadiendo pan rallado poco a poco hasta formar una masa que no se pegue en las manos y que permita dar la forma a las albóndigas.
  3. Dar forma a las albóndigas y enharinar. 
  4. Freír en abundante aceite caliente y reservar.
  5. Para comenzar con la salsa, se sofríe la cebolla en tiras. Cuando quede transparente, se añade el tomate frito, la harina y una cucharada de pimentón. 
  6. Tras unas vueltas, se añade el vino blanco y medio vaso de agua.
  7. Se incorporan los guisantes, las almendras picadas y las albóndigas. Todo esto se deja reducir unos minutos hasta que la salsa espese al gusto.
Este plato queda perfecto acompañado de unas patatas fritas y también incorporando a la salsa un huevo duro cortado en cuadritos a la hora de servir.

Comentarios

Entradas Populares