Inocentes Galletas de Jengibre

Ayer, 28 de diciembre, día de los Inocentes, se nos ocurrió que podíamos hacer unas galletas de jengibre con la típica forma del muñequito de los inocentes. Evidentemente, nos pusimos manos a la obra.

La inocentada para nosotros fue que, teniendo la masa en reposo en el frigo, fuimos a buscar el molde con la esperanza de encontrarlo rápidamente, pero no dimos con ninguno parecido. Tampoco es que recorriéramos todo Albacete, pero teníamos que volver a seguir con las galletas.

Aun así, salimos bien del apuro y pudimos hacer unos cuantos muñequillos y bastantes galletas con diversas decoraciones.

Aquí os dejamos un par de fotos y el post con la receta al completo. Viéndolo, parece muy largo y tedioso de hacer, pero no se tarda tanto y el resultado es exquisito y sorprendente.
Y a vosotros, ¿os han gastado muchas inocentadas este año?

Galletas de Jengibre
Ingredientes
Para las galletas:
  • 200 gr. de azúcar moreno
  • 250 gr. de Mantequilla (que esté a temperatura ambiente para poder trabajarla) 
  • 1 Huevo
  • 100 gr. de Miel (unos 70 ml. ó 4-5 cucharadas)
  • 250 gr. de Harina
  • 2 cucharaditas de jengibre molido
  • 1 clavo molido o 1/4 de cucharadita de clavo molido
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharada de levadura en polvo
Para el glaseado (Glasé Real, o Royal Icing para los cupcakers):
  • 1 Clara de huevo
  • 220 gr. (1 taza) de Azúcar glass
  • Unas gotas de zumo de limón

Elaboración
Galletas:
  1. Ponemos la mantequilla en un bol, apto para batidora de varillas o manual, en su caso. Añadimos el azúcar y vamos batiendo hasta obtener una crema.
  2. Añadimos el huevo y seguimos batiendo.
  3. Añadimos la miel ¿y...? seguimos batiendo. Para que la miel esté más líquida y poder añadirla mejor, la hemos calentado un poco introduciendo el recipiente que la contenía en otro mayor con agua caliente.
  4. Por otro lado, tamizamos la harina, las especias y la levadura. Es decir, pasamos los ingredientes por un colador para evitar los grumos. 
  5. Incorporamos la mezcla de mantequilla y azúcar y lo mezclamos bien.
  6. Dejamos esta mezcla en el frigorífico durante al menos 30 min. Recomendable que sean un par de horas, para que se asiente la masa.

  7. Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 170ºC.
  8. Preparamos la bandeja del horno con papel de horno antiadherente o con papel de aluminio engrasado con unas gotas de aceite.
  9. Para formar las galletas:
    • Opción 1: Si tenemos el molde para galletas: Extendemos la masa sobre una superficie lisa o un plato grande con un poco de harina y vamos cortando las galletas con el molde y pasándolas a la bandeja.
    • Opción 2, la nuestra: Introducimos la masa en una manga pastelera y vamos dando la forma a las galletas en la bandeja. 
      • Para hacer el hombrecillo, hay que tener en cuenta que la masa se expande, así que hay que hacer un par de líneas de masa "por extremidad", pero sin pasarse. También tener en cuenta esto a la hora de hacerle la cabeza, que si no sale sin cuello.
      • Para las galletas sólo hay que hacer un círculo o una pequeña montañita de masa.
  10. En cualquier caso, tener en cuenta que las galletas se van a expandir un poco, por lo que hay que dejar unos 2 cm entre una y otra.
  11. Las metemos al horno sobre unos 10-12 min. según el tamaño de las galletas y, seguramente, en varias tandas. Si empiezan a coger color por los bordes, están listas. 
  12. Las sacamos a una rejilla. La del horno, por ejemplo. Si las ponemos en un plato, u otra superficie lisa, el calor formará condensación de agua y las galletas quedarán blandas.
NotaNo disponíamos de manga pastelera y hemos improvisado una con una bolsa de plástico, apta para alimentos, concretamente de las de congelar, haciendo un corte en una de las esquinas. 

Glaseado:
  1. Empezamos a batir la clara del huevo y vamos echando poco a poco el azúcar glass
  2. Se comienza a formar una pasta blanca homogénea, que irá endureciendo conforme echamos el azúcar. Por último, echamos unas gotas de limón y seguimos batiendo. Sabremos que está terminado cuando:
    • Haga picos, es decir, si al dar con la cuchara en la mezcla se forma un pico y se mantiene.
    • Si hacemos un dibujo con la mezcla, este permanece y no se diluye.
  3. Si queremos darle color al glaseado, se añade colorante. Mejor si es en pasta o en gel, porque de otro modo podríamos estropear el glaseado.
Nota: En nuestro caso, hemos utilizado una batidora de varillas a poca velocidad, pero también se puede hacer con el batidor manual.

Decoración:
  1. Por último, pasamos el glaseado a una manga pastelera u otro utensilio similar (jeringas, etc.). 
  2. Vamos decorando las galletas al gusto y según nuestra imaginación.

Comentarios

Entradas Populares