Apetece Cuchara: Patatas a la Riojana

Con el tiempo que está haciendo este fin de semana, de frío, viento, lluvia e incluso nieve, apetece más que nunca un plato de cuchara de esos que te calientan el cuerpo y hasta el alma.
En mi caso, cuando pienso en un plato de estas características, inmediatamente me vienen a la cabeza las "Patatas a la Riojana", receta que siempre practico con un buen punto picante gracias a la cayena. Y no es que yo tenga nada que ver con La Rioja, pero la primera vez que la vi hacer, seguramente a Arguiñano, me atrajo por su sencillez, el poco tiempo que se tarda en preparar, aparte de la cocción, y, por supuesto, por el picante, que para mi es la esencia del plato.

Como curiosidad, cuentan los interneses que Paul Bocuse, el fundador de la nouvelle cuisine, en un viaje gastronómico pasó por La Rioja y tras ponerse fino repitiendo 3 veces de este plato, dijo que era lo más sabroso que había probado y que debía representar a España en el mundo entero. Incluso espetó "son ustedes tontos, porque esto está mucho mejor que lo que les voy a dar luego" a los invitados a quien después se supone que iba a deleitar con sus maravillas culinarias.

Y es que con este plato siempre se acierta. Si no, que le pregunten a Laura, que lo ha probado por primera vez y se ha quedado sin palabras.

Por último, que me enrollo, dedicarle el post a nuestra amiga Blanca, por darnos la idea de hacer un plato de cuchara.

¡Ah, por cierto, el panecillo de la foto también es nuestro! Si queréis ver la receta, está en el blog, en la entrada: Pan Rústico Integral al Estilo Alemán.

[Actualización] Según Muy Interesante, una investigación asegura que consumir Cayena puede "ayudar a reducir el apetito y a quemar más calorías de lo habitual después de cada comida". ¡Si es que este plato es ideal!

Patatas a la Riojana
Ingredientes (para 4)
  • 4 Patatas entre medianas y grandes (alrededor de 1Kg en total)
  • 3 Chorizos
    • Lo ideal sería un chorizo riojano curado picante, dulce o mezclado, según el gusto.
    • Con el de Bienservida tampoco queda nada mal, aunque no teníamos y hemos comprado el que teníamos más a mano.
  • 2 Pimientos choriceros, según el tamaño.
    • 2 si son aproximadamente del tamaño de un pimiento normal
    • En nuestro caso, hemos utilizado "Pimiento Extremeño" marca Femafa, que lo venden en el DIA. Por su tamaño, hemos utilizado 3.
  • 1 Cebolla grande
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Cabeza de ajos
  • 2 hojas de Laurel
  • 1 Guindilla o cayena (opcional; evitar si el chorizo es picante)
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • Sal
Elaboración
  1. Hidratamos los pimientos choriceros en un cazo o en un bol con agua caliente. Estarán listos en más o menos 30 min, mientras preparamos el resto.
  2. Picamos la cebolla y el pimiento verde.
  3. Los rehogamos en una olla con un chorrito de aceite a fuego suave hasta que la cebolla esté transparente.
  4. Mientras, pelamos y cascamos las patatas en trozos grandotes (de unos 3-4 cm). 
    • -¿Cascamos? 
    • -Sí, las vamos partiendo en trozos, sin darles cortes perfectos, sino metiendo la hoja del cuchillo y tirando hasta que se rompan. 
    • También se pueden cascar utilizando un tenedor: se pinchan y se van rompiendo por el lugar deseado.
    • ¿Por qué las cascamos? Porque así las patatas van soltando la fécula durante la cocción y esto hace que la salsa engorde.
  5. Incluimos el chorizo cortado a rodajitas y le damos unas vueltas.
  6. Añadimos también la patata y removemos brevemente.
  7. Incorporamos la cabeza de ajos, las hojas de laurel y la cayena. Tras esto, echamos agua hasta cubrir todos los ingredientes y sazonamos.
  8. Subimos el fuego hasta que hierva. Luego, bajamos el fuego y tapamos dejando una abertura para mantener el hervor. Vamos removiendo de vez en cuando, con lo que ayudaremos a que engorde el caldo.
  9. Mientras se va cociendo, preparamos los pimientos choriceros. Estos ya deben estar blandos. Así que los abrimos, quitamos las semillas y separamos la carne de la piel raspando con la hoja del cuchillo. 
  10. Pasados 15 minutos de cocción del guiso, picamos e incorporamos la carne del pimiento choricero a la olla. También retiramos la cabeza de ajos.
  11. Probamos y corregimos de sal, picante y agua. Es decir, añadimos sal si es necesario; si el caldo ya tiene el picor deseado, retiramos la cayena; Y, si las patatas se van quedando secas, podemos añadir agua.
  12. Cocemos durante 15-20 minutos más hasta que las patatas estén blanditas y el caldo esté algo espeso.
    • Si el caldo queda espeso, añadir agua y dejar hervir un par de minutos.
    • Si queda ligero, machacar una de las patatas y dar unas vueltas.
  13. Servir en plato hondo y con una cuchara con buen fondo.

Comentarios

Entradas Populares