Lomo Relleno al Horno con Salsa de Miel y Mostaza

Esta es una receta recomendada para esas celebraciones en las que nos juntamos con la familia. Nosotros la hicimos para la cena de nochevieja y fue todo un acierto. 
Es una receta relativamente sencilla, ya que sólo tenemos que elegir los ingredientes del relleno que más nos gusten. Lo más complicado podría ser manejar el lomo en la sartén o la bandeja del lomo, dependiendo de su tamaño. 

Luego podemos acompañarlos con muchas salsas o incluso hacerlo en olla, también express, en lugar de en horno. Vamos, infinitas posibilidades.

Además, esta es una de esas recetas en las que, si sobra, te llevas una alegría al día siguiente. ¡Que eso también es típico de ciertas fechas!

Lomo Relleno al Horno con Salsa de Miel y Mostaza
Ingredientes (6-8 personas)
Para el lomo relleno:
  • 1 Cinta de Lomo (alrededor de 1 Kg.), cortada para rellenar por el carnicero
  • 1 paquete de Bacon
  • 250 gr. de Carne picada
  • Queso en lonchas
  • 1/2 docena de Huevos de Codorniz, previamente cocidos
  • Un puñadito de Pasas
  • 1 bote de Cerveza
  • Sal, Pimienta
  • Aceite
  • Para cerrar el lomo necesitaremos Hilo de Cocina.
Para la Salsa de Miel y Mostaza:
  • 2 Cebollas medianas
  • 4 cucharadas de Harina
  • 2 cucharadas de Mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de Miel
  • 1/2 vaso de Vino Blanco
  • Agua
  • Sal, Pimienta

Elaboración

Preparación del lomo:
  1. Abrimos el lomo sobre una superficie plana y salpimentamos el interior.
  2. Vamos añadiendo los ingredientes del relleno hasta cubrir el interior del lomo: Colocamos las lonchas de queso, el bacon, la carne picada, los huevos de codorniz y esparcimos las pasas.
  3. Vamos cerrando el lomo, salpimentando el pliegue interior y, una vez cerrado, el exterior.
  4. Atamos el lomo con hilo de cocina. En nuestro caso, lo hemos hecho de la siguiente manera. 
    1. En uno de los extremos, damos una primera vuelta y atamos el hilo, sin cortarlo, ya que el hilo del ovillo será el que iremos utilizando. 
    2. Pasamos el hilo por debajo del lomo, desde el otro extremo, y dejamos un espacio de unos 3 cm. entre esta vuelta y la anterior. 
    3. Pasamos el ovillo por el hilo que queda en la parte superior, estiramos para que quede en medio del lomo.
    4. Repetimos 2) y 3) hasta el final del lomo, alternando los lados por los que introducimos el hilo.
    5. En la última vuelta, atamos el hilo y listo.
    6. Como es más complicado de explicar que de hacer y una imagen vale más que mil palabras, este fue el resultado del atado:
  5. Una vez atado, necesitamos una sartén grande en la que podamos introducir el lomo para sellarlo. Echamos aceite hasta cubrir el fondo y encendemos el fuego. Cuando esté caliente, metemos el lomo. En un par de minutos, vamos dando la vuelta poco a poco. Sólo queremos dorarlo, así que no será necesario mucho tiempo.
  6. Cuando esté sellado, lo sacamos a una fuente de horno.
  7. Precalentamos el horno a unos 180ºC e introducimos la bandeja con el lomo, al que daremos la vuelta cuando lleve unos 30 minutos y dejaremos otros 30 minutos.
  8. Como la salsa la hemos hecho aparte, hemos añadido media lata de cerveza al inicio y la otra media al darle la vuelta. Con esto, hacemos que la carne quede más jugosa.
  9. Cuando haya pasado la hora de horno, podemos sacar el lomo y cortarlo en rodajas
  10. A la hora de servir, si hemos dejado enfriar para cortarlo, podemos introducirlo de nuevo unos minutos al horno.
Preparación de la Salsa:
  1. Cortamos en cuadraditos la cebolla y la sofreimos hasta que empiece a coger color en una sartén con unas cucharadas de aceite.
  2. Añadimos la harina y damos unas vueltas.
  3. Añadimos el vino y el agua (inicialmente un vaso y luego vamos corrigiendo el espesor). Dejamos cocer unos minutos, para que la harina no sepa a cruda.
  4. (Opcional) Pasamos esta salsa por la batidora, para evitar los posibles grumos y los trocitos de la cebolla y volvemos a poner en la sartén.
  5. Incorporamos la mostaza y la miel y mezclamos bien, sin dejar de remover o se nos podría pegar la miel. Salpimentamos y probamos para comprobar el sabor, corrigiendo de sal, miel o mostaza según el gusto.
  6. Reducimos hasta que quede al espesor deseado. Si quedase muy espeso, añadimos agua y volvemos a remover hasta que quede con la textura que queremos.
Para servir, presentamos las rodajas de lomo acompañadas con unas cucharadas de la salsa y con el resto de esta en salsera. Y, sí, sacad la salsera, porque os decimos por experiencia que hasta los más escépticos repetirán.

Comentarios

Entradas Populares