Solomillo Stroganoff

Esta semana nos hemos ido hasta la Rusia de los zares para traernos esta sabrosa receta: Solomillo Stroganoff, o Stróganov, o Strogonoff... 


Y es que tiene tantas variaciones de nombre como posibles orígenes: según algunas fuentes, se relaciona su origen con algún miembro de los Stroganoff, una importante familia, mientras que la mayoría lo atribuyen al Conde Stroganov.

Sea como fuere, esta receta, algo vintage, consiste en tiras de ternera bañadas en nata ácida y a la que, ya en el siglo XX, se le añaden cebolla, champiñones y puré de tomate. Se suele acompañar de arroz con mantequilla o arroz blanco, aunque nosotros lo hemos sustituido por unas patatas fritas. También va bien algo de pasta como guarnición.

Solomillo Stroganoff
Ingredientes (para 2 personas)
  • 140 g de Solomillo de Ternera
    • Nosotros hemos usado unos medallones a la pimienta, que le ha dado un toque bastante interesante. Eso sí, limpiando la capa de pimienta.
  • 1/2 Cebolla
  • 2-3 Champiñones laminados
  • 1 cucharada de Mantequilla
  • 2 cucharaditas de Harina
  • 150 ml de Crema Agria (también llamada nata agria o nata ácida)
  • 2 cucharadas de Puré de Tomate
    • Nosotros hemos usado Tomate Frito
  • 1 cucharadita de Pimentón
  • 1 chorrito de Vino Blanco
  • 2 cucharaditas de Mostaza de Dijon
  • Sal
  • Aceite
    Elaboración
    1. Preparamos los ingredientes:
      • Cortamos la cebolla en tiras
      • Cortamos el solomillo en tiras de 1-2 cm de grosor. Importante que no sean muy finas para que queden tiernas al sofreírlas.
      • Si los champiñones son enteros, retiramos el pie, limpiamos bajo el grifo y laminamos. 
    2. Ponemos la mantequilla en una sartén a fuego lento, hasta que se derrita.
    3. Sofreímos la cebolla hasta que coja color. Añadimos los champiñones y sofreímos hasta que estén tiernos. Por último, agregamos la harina y removemos bien para que no queden grumos. Reservamos.
    4. En la misma sartén, echamos un chorrito de aceite y calentamos. Salpimentamos las tiras de ternera y las sofreímos brevemente. Que cojan color, pero sin pasarse, para que no queden duras.
    5. Añadimos la cebolla y el champiñón y removemos.
    6. Incorporamos el vino blanco y dejamos reducir un par de minutos.
    7. Echamos la nata, el tomate, el pimentón y la mostaza de dijon. Removemos bien y dejamos reducir hasta que la salsa tenga el espesor deseado.
    8. Servir con la guarnición deseada: arroz blanco, pasta... o, como nosotros, patatas fritas.

    Comentarios

    Entradas Populares