Risotto de Pollo a la Cerveza con Champiñones y aroma de Romero

Parece que últimamente estamos muy internacionales, aunque hemos de decir que el plato de hoy ha sido una total improvisación con lo que teníamos en la nevera. Eso sí, este Risotto que nos hemos marcado quedará en nuestro recetario, ya que ha quedado espectacular. 


Como pasa con la Paella, ni todo arroz es un Risotto, ni el Risotto es un arroz caldoso, sino que es un arroz cremoso que se consigue, no añadiendo ciertos ingredientes, sino con la siguiente manera de prepararlo

Tras tostar el arroz sobre un sofrito de cebolla con mantequilla o aceite de oliva, se añade vino y se van incorporando pequeñas cantidades de caldo, mientras se remueve suavemente. Con el movimiento constante se consigue desprender el almidón del arroz, que dará al líquido la textura cremosa tan característica.

En nuestro caso, le hemos añadido pollo y champiñones y hemos sustituido el vino por cerveza. Por último, hemos agregado un toque de Romero de una planta que nos regalaron y nos ha quedado un plato de gran sabor.

Risotto de Pollo a la Cerveza con Champiñones y aroma de Romero
Ingredientes (para 2 personas)
  • 200 gr de Arroz
  • 1 Pechuga de pollo
  • 100 gr de Champiñones
  • 1/2 Cebolla
  • 1 Cucharada de Mantequilla
  • 1 diente de Ajo
  • 1 vaso de Cerveza
  • 2-3 vasos de Caldo de Pollo
  • 50 gr de Queso Parmesano Rallado 
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 Ramita de Romero Fresco
  • Perejil picado
Elaboración
  1. Preparamos los ingredientes
    • limpiamos bien los champiñones y los cortamos a cuartos
    • cortamos la cebolla a cuadritos
    • cortamos la pechuga de pollo en daditos y la salpimentamos
    • ponemos a calentar el caldo de pollo
  2. En una cazuela fundimos una cucharada de mantequilla e incorporamos el ajo y la cebolla. Rehogamos unos minutos e incorporamos los champiñones. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos el pollo. Sofreímos unos minutos.
  3. Retiramos el ajo.
  4. Añadimos el arroz y lo tostamos brevemente.
  5. Vertemos la cerveza y comenzamos a remover hasta que reduzca. Cuando esta se haya evaporado, echamos un chorrito del caldo y seguimos removiendo suavemente.
  6. Cuando vaya quedando seco, añadimos otra pequeña cantidad de caldo y seguimos removiendo constantemente. Repetimos este paso durante unos 15 minutos. Conforme vaya cocinando iremos consiguiendo la textura cremosa típica del risotto.
  7. Ponemos a punto de sal y pimienta, teniendo en cuenta que el parmesano añadirá sal al arroz.
  8. Seguimos con el paso 6 durante otros 5-10 min.
    • Recordar que la textura tiene que ser cremosa y que inclinando el plato o la cazuela, el arroz tiene que irse deslizando. Eso no significa que deba quedar caldoso.
  9. Antes de finalizar, incorporamos el queso parmesano, unas hojas de romero fresco picadas y perejil picado y removemos durante 1 minuto más.
  10. Podemos incorporar unos daditos de mantequilla para darle aun más cremosidad.
  11. ¡Servir y disfrutar de un risotto bien hecho!

Comentarios

Entradas Populares