Red Velvet Cake de Cumpleaños

La entrada de hoy está dedicada a mi madre, que el fin de semana pasado celebró su... 25 cumpleaños. Para celebrarlo quise sorprenderla con esta tarta que he probado en algún restaurante y que destaca por su color rojo. Es aun más sorprendente si se ve la tarta completa y se corta un trozo, ya que suele ser totalmente blanca por el exterior. Además del aspecto, su sabor a chocolate y a la crema de queso que se utiliza como cobertura son espectaculares. 
Red Velvet Cake - Tarta terciopelo rojo
Hay que decir que surgió algún problema técnico y no conseguimos el colorante en pasta necesario. Es muy importante encontrar este ingrediente, ya que los colorantes líquidos no aportan el color necesario y pueden hacer que cambie la consistencia del bizcocho.

También hubo otro problemilla con el "frosting" (la cobertura), que podéis evitar siguiendo las instrucciones de elaboración, sobre todo respecto a tener la mantequilla a temperatura ambiente y no calentarla. Lo mejor aquí es sacarla del frigorífico un par de horas antes de hacer la crema.

Esos problemillas retrasaron la finalización de la tarta y no nos dio tiempo a montar todo nuestro "tinglado" fotográfico como acostumbramos. Por ello, las fotos son un poco más caseras, pero no queríamos dejar de compartirlas. Igual tenemos que hacer otra tarta de estas para rehacer las fotos...
Red Velvet Cake - Tarta terciopelo rojo
La tarta terciopelo rojo (Red Velvet Cake)
Esta tarta originaria de Estados Unidos destaca por su color rojo o marrón rojizo. Se prepara tradicionalmente como una tarta en capas (o Layer Cake) cubierta con un glaseado de crema de queso. El color rojizo se obtiene añadiendo remolacha o colorante alimentario rojo, aunque antes se lograba mediante la reacción química del cacao y el vinagre que lleva el bizcocho.
Red Velvet Cake - Tarta terciopelo rojo

Red Velvet Cake (Tarta Terciopelo Rojo)
Ingredientes
Para el bizcocho:
  • 300 g de harina
  • 320 g de azúcar
  • 120 ml de aceite suave
  • 250 ml de leche entera
  • 2 huevos medianos
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo
  • 3 cucharaditas de vainilla en pasta
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
Para la crema de queso:
  • 300 g de azúcar glas
  • 125 g de mantequilla sin sal, 
    • La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente. 
    • No es aconsejable calentarla en microondas, ya que se derrite. 
    • Si no la sacaste del frigorífico a tiempo, puedes probar con alguno de estos métodos.
  • 125 g de queso crema

Elaboración
Preparamos el bizcocho:
  1. Empezamos precalentando el horno a 180ºC. 
  2. Mezclamos la leche y el zumo de limón en un vaso y lo dejamos 10 minutos para que repose.
  3. Tamizamos la harina y el cacao en polvo en un bol y reservamos.
  4. Utilizando una batidora de varillas, batimos el aceite, el azúcar y los huevos hasta que estén bien mezclados. Poco a poco y batiendo a baja velocidad, agregamos la harina con cacao y la leche, alternando entre ambas. 
  5. Mezclamos el bicarbonato con el vinagre, removemos con una cucharita y lo incorporamos a la masa.
  6. Incorporamos el colorante en pasta y la vainilla y mezclamos.
  7. Engrasamos un molde desmoldable con unas gotas de aceite o con mantequilla y vertemos la mezcla. Horneamos durante unos 30 minutos. 
    • Para comprobar si el bizcocho está listo, introducimos un palillo y si sale limpio está listo. Si no, dejaremos unos minutos más.
  8. Dejamos enfriar el bizcocho.

Preparamos el glaseado o "frosting" para relleno y cobertura:
  1. Tamizamos el azúcar glas y lo reservamos en un bol.
  2. Mezclamos la mantequilla y la crema de queso.
  3. Batimos y vamos incorporando el azúcar glas poco a poco hasta formar una crema ligera. 

Terminamos la tarta:
  1. Desmoldamos el bizcocho y lo cortamos en dos. Lo ideal es utilizar una lira, pero si no la tenemos, podemos utilizar un cuchillo largo. 
  2. Añadimos unas cucharadas del relleno sobre el primer bizcocho y extendemos con una espátula.
  3. Montamos la segunda capa de bizcocho y añadimos una fina capa de la cobertura a toda la tarta. Esta capa de glaseado servirá para que no se desmigue el bizcocho. Refrigeramos la tarta durante 30 minutos y posteriormente añadimos el resto de crema, dándole la forma deseada.
¡Y a soplar las velas!

Comentarios

Entradas Populares