Salmorejo Cordobés

Esta receta del Salmorejo Cordobés os la debíamos desde el principio de los tiempos. Del Blog, claro. Y es que desde estas Tostadas teníamos pendiente hacer nuestro propio Salmorejo y compartir la receta con vosotros.
Salmorejo Cordobés
El Salmorejo es uno de esos platos ideales para el verano, ya que se toma frío y aporta gran cantidad de nutrientes. Hay diferentes formas de tomarlo. La manera más extendida es como primer plato, a modo de crema fría, con cuchara y acompañado de diferentes guarniciones como, por ejemplo, jamón y huevo duro. Otra forma muy recomendable es como salsa para acompañar carnes, tortilla de patatas, mojando picos de pan, etc. 

Los ingredientes básicos son simplemente tomate, pan, aceite, ajo y sal. Aunque también hay quien le añade un chorrito de vinagre. Como guarnición se suele añadir huevo duro y jamón, aunque existen infinidad de variaciones como añadir picatostes, atún desmigado, e incluso dados de naranja. 
Ingredientes del Salmorejo
¿Es lo mismo que el Gazpacho? ¿Y que la Porra Antequerana?
Aunque los ingredientes básicos pueden confundirnos, las únicas hortalizas empleadas en el Salmorejo son el tomate y el ajo mientras que para hacer un Gazpacho se incluyen normalmente pimiento, pepino y cebolla, además del tomate. Otra diferencia es la textura. El salmorejo es una crema densa, mientras que el gazpacho es una sopa líquida. 

A su vez, la Porra Antequerana es otra variedad de este tipo de platos en la que la principal diferencia con el Salmorejo es la utilización de Pimiento Verde.

Salmorejo Cordobés
Ingredientes (para 4 personas)
  • 1 Kg de Tomates maduros
  • 200g de Pan 
    • El pan tradicional es el Pan de Telera Cordobés. Si no se tiene a mano, utilizaremos un pan del día anterior, que tenga buena miga.
  • 150g de Aceite de Oliva
  • 1 diente de Ajo
  • Sal
Para la guarnición:
  • Taquitos de jamón
  • Huevo duro cortado a taquitos
Elaboración
  1. Lavamos los tomates y les retiramos la parte central del pedúnculo.
  2. Los trituramos con piel incluida.
  3. En un bol, troceamos el pan a trozos pequeños.
  4. Añadimos el tomate para remojar el pan, pasándolo por un colador para evitar que caigan la piel y las pepitas.
  5. Dejamos que empape el pan durante unos 5-10 minutos.
  6. Añadimos el ajo y un puñado de sal.
    • Truco: para que no repita, quitamos el centro del ajo.
  7. Trituramos la mezcla en un robot o con la batidora.
  8. Añadimos el aceite poco a poco para que vaya emulsionando la mezcla, batiendo hasta que queda una textura cremosa.
  9. Probamos y rectificamos de sal si es necesario.
  10. Para servirlo bien fresquito, lo metemos a la nevera al menos un par de horas.
  11. A la hora de servir, esparciremos por encima unos taquitos de jamón y huevo duro cortado a cuadritos. También podemos añadir un chorrito de aceite crudo.
Y ya sabéis... Ideal para esos días de calor. 

Otras recetas relacionadas

Comentarios

Entradas Populares