Torrijas de leche, canela y limón

Semana Santa y Torrijas deben de ser sinónimos, ya que en España no concebimos lo uno sin lo otro y en casi en cada casa se cocinan por estas fechas. Así que nosotros no íbamos a ser menos y nos hemos metido en la cocina para preparar este dulce tan típico.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que disponer de un pan como mínimo del día anterior, a poder ser que tenga una miga densa, con pocos poros y que absorba bien la leche. También venden unos panes especiales para torrijas que no es necesario esperar a que se endurezcan.

Un truco que nos comentó nuestro panadero es que se parta el pan el día anterior, para asegurar que coge la consistencia necesaria. Eso sí, este era recién comprado el día anterior.

Después de esto, no hay mucho más misterio y se hacen bastante rápido. Sólo empapar en leche y rebozar. Nosotros le hemos dado a la leche un toque de canela y limón, infusionándola previamente, aunque hay quien únicamente las hace con leche y se evita el infusionado. También hay otras variedades de torrijas: con vino, con miel, o incluso variedades saladas.

Torrijas de leche, canela y limón
Ingredientes (unas 12 torrijas)
  • 1 Barra de Pan del día anterior
  • 1 litro de leche
  • 100 g. de Azúcar
  • 3 huevos
  • 1/2 l de Aceite de girasol
  • 1 rama de Canela
  • 1 peladura de limón
  • Azúcar para rebozar
  • Canela en polvo para rebozar
  • 2 cucharadas de miel (opcional)
Elaboración
  1. Lo primero será infusionar la leche para darle el sabor de la canela y el limón. Para ello, ponemos el litro de leche en un cazo, añadimos el azúcar, la rama de canela y la peladura del limón. Ponemos el cazo a fuego lento y lo retiraremos antes de que la leche hierva, durante unos 10-15 minutos. Reservamos y dejamos que la leche enfríe. Si luego sobrase, tendríamos un rico batido de canela y limón.
  2. Cortamos la barra de pan en rebanadas de alrededor de 1 centímetro y medio.
  3. Sumergimos las rebanadas en la leche, vuelta y vuelta o hasta que empapen lo suficiente. Dependerá del tipo de pan utilizado. Lo importante es que cojan leche y la corteza se ablande un poco, sin que se lleguen a desmoronar. 
  4. Pasamos las rebanadas a una fuente, una bandeja o incluso una rejilla durante unos 5-10 minutos para que expulsen el exceso de leche.
  5. Precalentamos una sartén con aceite, ya que este tiene que estar bien caliente cuando echemos las rebanadas de pan.
  6. Batimos los huevos en un plato hondo.
  7. Rebozar en huevo y freír: Cogemos una rebanada de pan y la echamos en el huevo batido. Damos la vuelta, rebozando bien y eliminando el exceso de huevo. A continuación, la incorporamos al aceite. En el aceite podemos introducir 2 o 3 torrijas al mismo tiempo, para que el aceite no se enfríe. Cuando la torrija esté dorada, damos la vuelta. Cuando esté dorada por ambos lados, la sacamos a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  8. Repetimos el paso anterior con todas las rebanadas de pan.
  9. Una vez fritas, preparamos un plato con azúcar y canela, los mezclamos y vamos rebozando en la mezcla las torrijas. Podemos hacerlo únicamente con azúcar si no queremos añadir más sabor a canela.
  10. Por último y de forma opcional, se prepara un sirope con el sobrante del azúcar y la canela para luego verterlo por encima de las torrijas. Para ello, introducimos la mezcla en un cazo con un par de vasos de agua y lo ponemos al fuego hasta que hierva. Se añaden dos cucharadas de miel y se deja reducir durante unos 30 minutos.

Relacionadas:

Y ya sabéis... si queréis seguirnos y no perderos nada, puedes seguirnos dándole a "Me gusta" a nuestra página de Facebook o a seguir en nuestro perfil de Twitter.

Comentarios

Entradas Populares