Macarrones Gratinados con Zanahoria

Estamos en un mes en el que la vuelta al cole nos hace retomar nuestros buenos propósitos, como si fuera año nuevo. Septiembre es como los lunes: de empezar dietas para bajar los excesos de ese fin de semana tan largo que son las vacaciones.

Nosotros no íbamos a ser menos y entre nuestros propósitos, por lo menos del que aquí teclea, está el de bajar unos kilitos, comiendo más sano y haciendo algo de ejercicio. Por eso, a partir de ahora vamos a ir subiendo recetas más sanas y menos calóricas, salvo cuando la situación lo justifique.  

Pero una recomendación antes de cualquier dieta es darse un homenaje a modo de adiós a los malos hábitos. Así que este fin de semana ese homenaje ha sido en forma de Macarrones Gratinados con Zanahoria, una versión de los macarrones con queso gratinados que, además de estar muy rica, aporta...

Beneficios de la zanahoria
  • Su betacaroteno se transforma en retinol o Vitamina A y por ello es beneficioso para la vista y para mantener ese bronceado que nos hemos traído de la playa -quien se lo haya traído-. Además es bueno para fortalecer uñas y cabello, para mejorar la calidad de la leche materna y para evitar el envejecimiento prematuro.
  • Ayuda a combatir estreñimiento y el dolor de estómago, gracias a su fibra y sus sales minerales.
  • Es diurética por su alto contenido en agua. Además, ayuda a disolver los cálculos renales. 
  • Revitaliza las mentes cansadas y restaura los nervios por su potásio y su fósforo.
Esta receta es parecida a algunas que podéis ver en el final de este post. Esto es por la versatilidad de la pasta, que con unas ligeras variaciones puede resultar en un plato totalmente diferente. Así que os animamos a modificar los ingredientes a vuestro gusto y a comentar vuestros resultados.
Macarrones Gratinados con Zanahoria
Ingredientes (4 personas)
  • 400g de Macarrones (ver envase para ajustar proporciones)
  • 3-4 Zanahorias
  • 3 cucharadas de Mantequilla
  • 3 cucharadas de Harina
  • 400ml de leche (2 vasos)
  • 250g de Queso rallado, preferiblemente Cheddar
  • 1/2 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1/2 cucharadita de Pimienta Negra recién molida
  • Perejil 
  • Sal
Elaboración
  1. Ponemos al fuego una olla con abundante agua y un puñadito de sal, hasta que empiece a hervir. Añadiremos entonces los macarrones y daremos un par de vueltas para evitar que se peguen. Dejaremos hervir hasta que estén al dente, sobre unos 10 minutos dependiendo del tipo de pasta (ver instrucciones del envase).
  2. Mientras se cuecen, pelamos y rallamos las zanahorias con la ayuda de un rallador. Las incorporaremos a la olla con la pasta cuando falten 5 minutos de cocción.
  3. Cuando la pasta esté al dente, la retiramos del fuego y la colamos. Podemos reservar el agua de la cocción para la bechamel.
  4. Precalentamos el horno a 180ºC.
  5. Bechamel: En un cazo a fuego medio añadimos la mantequilla y dejamos que se derrita. Incorporamos la harina removiendo un par de minutos con la ayuda de unas varillas hasta que esté totalmente integrada. Bajamos el fuego y vertemos la leche poco a poco, agitando para deshacer cualquier grumo. Continuamos removiendo hasta que la leche haya tomado consistencia. Dejamos unos 5 minutos más al fuego para que se cocine bien (si no, puede saber a harina). 
    • Si la bechamel se fuera quedando demasiado espesa, podríamos añadir cucharadas del agua de cocción de los macarrones. 
  6. Retiramos la bechamel del fuego y añadimos 3/4 partes del queso, media cucharadita de sal, la mostaza y la pimienta. Removemos hasta mezclar todo y corregimos de sal.
  7. Mezclamos la pasta con la bechamel y llevamos la mezcla a una fuente para horno. Espolvoreamos el resto del queso por encima.
  8. Metemos al horno durante 15-20 minutos hasta que la capa superior quede dorada.
  9. Retiramos del horno y servimos.

Entradas Relacionadas:

Y ya sabéis, si no queréis perderos nada, seguidnos en...
Fuentes:
Siete beneficios de la zanahoria que no conocía | ELPAIS.com
 

Comentarios

Entradas Populares