Ajo de Harina (o Ajo Harina)

Este Puente de la Constitución hemos vuelto a Albacete y nos hemos encontrado un tiempo frío y mucha niebla. De esos días que apetece el calor familiar y, si puede ser, alrededor de una buena lumbre (lástima, no hubo lumbre). Y, para rematar, combatir el frío con un plato de cuchara y de cocina tradicional que nos reconforte y hasta nos traslade a otras épocas.

Pues el Ajo de Harina (también llamado Ajo Harina) que te presentamos hoy cumple los requisitos, ya que se trata de un plato tradicional de nuestro pueblo que se come con cuchara y con un buen pan. Procede de la cocina andaluza, concretamente jienense, en la que consiste en un guiso de bacalao y patatas con una salsa espesa de tomate, pimiento y ajo, ligados con harina.

La versión manchega del Ajo de Harina tiene como ingrediente principal el níscalo, llamado guíscano por la zona, en lugar del bacalao. Además, se suele acompañar con  tocino y con pimientos secos o ñoras. Tiene gran parecido con las gachas, aunque estas se hacen con harina de almortas en lugar de harina de trigo. 

Del mismo modo que otros tantos platos tradicionales de la tierra, este es un plato contundente, no apto para dietas de adelgazamiento. Son platos calóricos hechos para matar el hambre con pocos ingredientes, muy modestos, y con preparaciones muy sencillas.

¿Conocías este plato? ¿Te atreves con él? Cuéntanoslo en los comentarios y, si te gusta, comparte, retuitea, dale "me gusta", etc. en nuestras redes sociales (las tienes más abajo). Mientras tanto, te dejamos con la receta:

Ajo de Harina (o Ajo Harina)

Ingredientes

  • 6 cucharadas de Harina
  • 3 Patatas medianas
  • 100 g de Guíscanos (Níscalos) o, en su lugar, setas de temporada
  • 1 Pimiento rojo
  • 1 o 2 Pimientos rojos secos, pimientos choriceros o ñoras
  • 1 Tomate
  • 1 diente de Ajo
  • Sal
  • Agua 
  • Pimentón dulce
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (5 o 6 cucharadas)
  • Para acompañar: unas tajadas de tocino

Elaboración

  1. Pela las patatas y córtalas en rodajas, como para una tortilla. Échales sal.
  2. En una sartén grande, preferiblemente de asas y con fondo, echa el aceite. Cuando esté caliente, sofríe el pimiento seco hasta que esté crujiente. Resérvalo para usarlo como acompañamiento.
  3. En ese mismo aceite, echamos las patatas. Cortamos y añadimos también unas 4 o 5 tiras de pimiento rojo y añadimos los guíscanos. Freímos todo durante unos 10 minutos, dando la vuelta cada cierto tiempo para que se haga todo bien. 
  4. Mientras se fríen, picamos un tomate y un diente de ajo, muy finito. Lo añadimos a la sartén pasados los 10 minutos. 
  5. Seguimos dando vuelta y unos 3 minutos después añadimos el pimentón, removemos y añadimos 4 vasos de agua.
  6. Disolvemos la harina en uno o dos vasos de agua y, cuando esté bien disuelta y sin grumos, la vamos incorporando a la sartén a medida que vamos removiendo.
  7. Seguimos removiendo unos 5 o 6 minutos hasta que esté todo bien cocido y la textura sea similar a una crema espesa, probando de sal y añadiendo más si es necesario.
  8. Servir junto a unas tajadas de tocino fritas y el pimiento seco que se sofrió al principio.

Síguenos

Esperamos que te haya gustado esta receta y que nos dejes tus impresiones en los comentarios. Y ya sabes... si no quieres perderte nada, síguenos en las redes sociales:

Comentarios

Entradas Populares